El blog por temas

50 cosas (1) acuario (1) agosto (1) alcaraván (1) Andalucía (1) año 2010 (1) año 2011 (1) año 2012 (3) año 2013 (1) árabe (1) artículos (1) astrología (28) ayamonte (49) blog (2) blog y páginas amigas (4) café (2) canal sur (8) carlos cano (1) carlosarguiñano (1) carnaval de ayamonte (10) carnaval de cadiz (2) carpe diem (1) castro marim (2) ciclo de cine navideño (1) cine (11) citas y frases (28) cocina (4) cofradía de padre jesús (2) concierto (1) conquistadores del son (2) conversaciones (22) coro (11) coro de carnaval (3) crisis (2) cuaderno de bitácora (394) cuenta atrás (29) cultura (1) cumpleaños (23) curiosidades (3) derechos sociales (1) desde la cama (2) divulgativo (8) domingo de señas (2) el pelotazo (2) elecciones (2) encuesta (2) escuela de idiomas (3) eurovisión (1) facebook (2) familia (10) festival de los caracoles (1) fiestas (41) fiestas de la alegría (2) filosofía barata (98) fin (2) fotos (37) fotos del mes (1) fotos flickr (30) gastronomía (1) gran teatro (1) hermandad de la lanzada (17) hermandad de la sed (4) horóscopo (1) huelga general (1) huelva (1) huerto (1) humor (6) instagram (14) isla canela (9) isla cristina (3) izquierda unida (4) jaime sabines (1) josé ángel (1) junta de andalucía (1) kent follett (1) la entrada de los viernes (11) la noche de los lunares (1) libros (6) liga betisweb (9) lotería de navidad (1) luna llena (1) margallo (1) minirelatos (23) moto (1) música (181) musicales (1) navidad (1) noticias (6) obituario (1) películas (9) pescado frito (1) playa isla canela (6) playa santo antonio (1) poemas (24) política (14) portugal (14) portugués (5) protesta (4) puro café (1) real betis balompié (10) reciclaje (1) redes (11) reflexiones (12) regalos (2) relatos (40) república (1) reyes magos (3) santos (1) selección española de fútbol (3) semana santa (44) series de televisión (6) Sevilla (8) shaksthecat (10) sobrino (1) sole giménez (1) tabaco (1) tanger (7) tatto (2) tatuaje (2) teatro cardenio (1) televisión (4) tests (3) toño méndez (4) trabajos (1) twitter (3) vacaciones (1) verano (10) viajes (41) vídeos (54) Vine (1) VRSA (6) zarzuela (1)

Actualmente leyendo

  • -> El umbral de la eternidad - Ken Follett - 89,03%
  • -> Conspiraciones, ¿por qué no gobernó la izquierda? - Jesús Cintora - 37,72%
  • # El móvil - Javier Cercas
  • # Canción de fuego y hielo: Juego de Tronos - George R. R. Martin
  • # El misterio del perro, la mermelada y el cantante - Julio Muñoz Gijón
  • # El invierno del mundo - Ken Follett
  • # El prisionero de Sevilla Este - Julio Muñoz Gijón
  • # El crimen del palodú - Julio Muñoz Gijón
  • # El asesino de la regañá - Julio Muñoz Gijón
  • # Verónika decide morrer - Paulo Coelho
Mostrando entradas con la etiqueta relatos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta relatos. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de junio de 2017

Não sejas sonho

Na minha alma vão penduradas saudades de ti.
Com a minha saudade deito-me todos os dias como um fantasma errante.
O fantasma que habita na minha casa morre com o prazer que provocou a auto-satisfação de ter na mente tua imagem.
A casa caldeada chora em silêncio.
O silêncio só é roto pelo sonho.
O sonho torna-se realidade a diário no silêncio duma casa habitada pelo fantasma que tem cheia a alma de saudades.
Não sejas sonho.

jueves, 18 de agosto de 2016

Túnel

A veces, por mucho que se intente, no hay manera de salir del túnel, da igual cuánto sacrifiques si crees que no va a salir bien. Puedes optar por sonreír y conservar la ilusión. Pero si la has perdido sabes que es casi imposible recuperarla.

Quien diga que sí, que hay una luz al final del túnel, miente. A veces, no hay luz, no hay salida.

Por suerte, a veces una simple canción, te devuelve la esperanza.

miércoles, 10 de agosto de 2016

No me prives

No me prives del sentido, déjame verte más,
que la vista se me pierda en tus ojos grises.

No me prives del sentido, déjame oírte,
que tu voz sonando en mis oídos son música que calma mis sentidos.

No me prives del sentido, déjame probarte,
que el sabor de tus labios es algo que jamás había probado.

No me prives del sentido, déjame aspirar,
que tu olor gusta al corazón que se mete cuando respiro.

No me prives del sentido, déjame sentir,
cuando mis manos resbalan sobre tu piel tersa y delicada.

No me prives del sentido, déjame pensar,
quiero saber cuando todo esté mejor y darte lo mejor que tengo en conciencia

No me prives del sentido, que sin ellos estoy muerto y amándote.

(no me llames friki por la canción)

viernes, 29 de julio de 2016

Hay algunas cosas en la vida que no se pueden evitar.

Por incómodo que me hagan sentir, a veces tiene su recompensa salir de mi elemento, hasta cuando sólo pensarlo me produce arcadas, aún cuando lo único que quiero es salir corriendo.

Por eso existe ese refrán: "lo que no te mata te hace más fuerte".

Pero, a veces, la gente no sabe de lo que habla.

lunes, 4 de julio de 2016

Gymnopedia

El día se va acabando.

La noche se destapa lentamente y la luna intenta salir de la cama escurriéndose entre las sábanas.

El silencio en la calle se va imponiendo. Sólo lo rompe el trino de las golondrinas.

La fresca brisa entra por las ventanas y zigzaguea hasta salir por el patio cálida como la bruma desértica tras refrescar a su paso la casa caldeada por el pesado sol de julio.

De repente un piano suena.






Es un sueño.

En mi fábula estabas tú.

sábado, 23 de abril de 2016

I want you

Sé que no soy el que mejor folla, ni el que da los mejores besos ni seguramente sea aquel que se quede sin dormir por verte despertar.

Mira, cariño, yo soy aquel que cuando te ve no sabe encontrar las palabras y se calla.
Aquel que con mirarte te hace el amor.
Yo soy ese gilipollas que dejaría de creer en los imposibles a tu lado.
Aquel para el que el demasiado tarde nunca sería una excusa.

Soy ese.
Ese que tiembla cuando sonríes.
Ese que no es sino contigo.
Ese que te escucha y cree que el cielo sonaría igual.
"I want you", como la canción de Dylan.

Y sé que en el fondo nada.
Que soy el descontrol y no la calma.
Que soy el desorden de cualquier habitación un domingo por la mañana, cuando la resaca hace que te levantes a la hora de comer.
Y solo.
Sé que soy el valor que se deprecia en caída libre por esa montaña de esperanzas sin sentimientos.
Quiero decir, las esperanzas te sostienen, pero en algún momento te sueltan.
Y duele.

Pero no me importaría sangrar en la UCI de tu cuerpo.
Y notar tu calor sería estar en el reservado del infierno, con copas gratis toda la noche.

Pero, recuerda, no se me da nada bien, excepto esperarte.
No soy el chico ideal sino para cualquier catástrofe.
Y no obstante, cuando sonrío de verdad, el mundo se apaga un poco; y brillo.

Ojalá estuvieses aquí, corazón.

martes, 15 de marzo de 2016

Me odio

Me odio.
Sí. Así como lo lees: me odio. Y quisiera explicarte por qué. Pero necesito comenzar por el principio.

No sé si lo que hago está bien, y por eso me odio. Porque me haces dudar. Porque me haces creer. Porque me haces sentir algo que me gusta.

En algún momento de mi vida me hubiera gustado morir, y, ¿sabes?, odio que, gracias a ti, estoy vivo.

Odio extrañarte.
Porque no quiero no quererte.
Porque quisiera que me defraudaras, pero odio más saber que no lo harás.
Porque sé que me amas, lo odio.
Porque sé que me haces daño.
Quisiera que fueras igual que las demás, para así alimentar mi ego, y poder morir con justa razón.

Me odio por que no quiero dejar de preocuparme por ti.
Porque por más que intento decir que no me preocupa lo que te pase, más me preocupo.

Me odio porque no quiero dejar de pensar en ti.
No quiero.
Odio que al pensar olvidarte, te recuerdo y te amo más.

Odio no poder decir que, lo que me dices no me provoca.
Quisiera pero no quiero.

Me odio porque no quiero echarte de mis horas, de mis minutos y de mis días.

Me odio porque no quiero despertar un día y no acordarme de ti.

Quisiera que me odiaras.
Que me dijeras que no me quieres.
Que no te hago feliz.
Que soy la peor persona del mundo.

Odio que te hayas llevado la mitad de mi.
Odio querer que vivas en mi.
Odio que me guste estar contigo.
Odio que me hayas demostrado que en el mundo hay gente buena, y que te pueden querer o apreciar por lo que eres.

Odio que no pueda odiarte y lo único que puedo hacer por ti es quererte, es demostrarte que te quiero, que te amo, que me importas, que eres lo mejor de mi vida

Odio decir que eres mi otra mitad, pero sabes que si dijera lo contrario estaría mintiendo.

¿Pero sabes lo que mas odio?
¿No?
Que no tengo motivos para odiarte. Al contrario. Todos son para amarte.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Diógenes

Me acuerdo de Diógenes, gran filósofo, el Cínico, le decían. Vivía en Corinto, en el siglo IV a.C. Era un mendigo que se dejó largos cabellos, larga barba, abrigo de pobre, bastón de pobre, mochila al hombro, que dormía en lugares y, a veces, hasta lo invitaban a la casa de los ricos.

Cuando se fue a Atenas no tenía casa, como tantos, y se metió en un tonel. Por los ciudadanos fue tomado por un mensajero de Zeus, tal que, Alejandro Magno, que ya sabía de la importancia que tenía Diógenes, fue a decirle un día "¿necesitas algo?" para ofrecerle su ayuda y este le contestó "¡apártate que me tapas el sol!". Buena respuesta la de un mendigo pobre, que murió en la calle y que tenía el abrigo pegado al cuerpo de la roña que tenía el abrigo.

Cuando llegó a Atenas, se metió en su barril. Iba con su tonelito a cuestas. Era muy querido. Incluso se masturbaba en público (y no se lo afeaban) porque decía... "qué lástima que así como me quito el deseo tocándome donde me toco, no me quite el hambre rascándome el vientre".

Un día un malvado va y le da una paliza y le rompió el tonel. El pueblo, entonces, le buscó un barril y sustituyeron su hábitat.

Hoy día, Diógenes, no estaría ni dos horas en las plazas de nuestras ciudades. En cinco minutos se lo llevarían a la cárcel o al hospital siquiátrico. Ya lo vemos con los manifestantes del 25S.

¡Qué triste evolución!

martes, 27 de septiembre de 2011

Después

Después de su último encuentro con ella, él se dio cuenta que aún sigue enamorado de ella.

Después de su último encuentro con él, ella desapareció.

miércoles, 22 de junio de 2011

Si...

Si robo, que sea sólo uno de tus besos,
si lloro, que sea porque me haces reir,
si pierdo, que sea el miedo de volver a verte
si gano, que sea tu cariño.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

¿Qué por qué le gusta ir con la cabeza tapada?

Siempre se había caracterizado por ser una persona que tenía claro lo que quería, y que cuando quería algo, luchaba hasta el final por ello, a veces con consecuencias demasiado nefastas. Pero no se rendía, se tomaba su tiempo de pausa, decidía vivir su vida, esperar su momento y cuando se convenciese de que su momento había llegado, aprovecharlo.

En su conciencia nunca quedó no haberlo dado todo en cada una de las pruebas que la vida le había puesto. La vida no le había hundido, si no que le había hecho más fuerte, o eso pensaba él.

Todas las mañanas tras levantarse se miraba al espejo y se preguntaba si realmente ese reflejo que veía era él. Desayunó y miró su sombrero colgado en el perchero antes de salir a la calle dispuesto a convivir con la rutina diaria, dispuesto a ser eso, uno más en el transcurrir de la vida. Pero en el fondo de su corazón, el no quería ser uno más, un simple peón colocado estratégicamente ahí para cumplir su función y dejar el mundo sin ser recordado. En el fondo sabía que era diferente al resto, ese sombrero de bondad, quizás, que le había quitado de ver muchas cosas, pero que le hacía único, a veces más de lo que él quisiera.

Muchas veces había pensado en vender ese sombrero, ser como el resto, no sufrir, vivir las cosas sin preocupación … pero siempre había sabido que sin ese sombrero no era él, era otra persona.

Cogió su sombrero, se lo puso, se miró al espejo y por fin se vio reflejado sabedor con total seguridad de que era él y no otra persona la que estaba viendo. Acto seguido, salió a la calle a sobrellevar a su manera la rutina diaria de la sociedad.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Eran dos...

H: Creo que me estoy cegando.
W: Es por masturbarte.
H: Ha vuelto a decir una idiotez y no me he dado cuenta. Estoy agilipoyado.
W: ¡Que tierno!. ¡Te gusta!
H: No, creo que es algo sistémico.
W: "A" es guapa y estas bien con ella.
H: ¡Mató a uno!.
W: La zorra es guapa.
H: La zorra no es guapa, es una zorra.
W: Sal con ella.
H: ¿Con la zorra?. ¡Es una zorra!.
W: Nooooooo. Con la que te está idiotizando. Como la vida misma: chico conoce a chica; chico se idiotiza y viven idiotas.

Suena el teléfono de H.

W: ¿La maciza ataca de nuevo?

martes, 1 de diciembre de 2009

Conversaciones entre ella y él

-Ella: ¿Qué?

-Él: Quiero más.

-Ella: Creía que ya estabas aburrido de tanto.

-Él: No me refiero a eso.

-Ella: Lo sé. Confiaba en que captaras la indirecta y lo direas por no dicho.

-Él: Quiero que sea algo más de lo que es.

-Ella. Creía que estaba claro.

-Él: Al principio sí, pero no me digas que...

-Ella (interrumpiéndolo): Si, te lo digo. No quiero. Nos hemos divertido, ya está. Y se acabó.

Cada uno por su lado se van sin mirar atrás.

sábado, 28 de noviembre de 2009

Carta de Don Juan a Doña Inés

Doña Inés del alma mía.


Luz de donde el sol la toma,
hermosísima paloma
privada de libertad,
si os dignáis por estas letras
pasar vuestros lindos ojos,
no los toméis con enojos
sin concluir, acabad.


Inés, alma de mi alma,
perpetuo imán de mi vida,
perla sin concha escondida
entre las algas del mar;
garza que nunca del nido
tener osastes en el vuelo,
el diáfano azul del cielo
para aprender a cruzar.


Adiós, ¡oh luz de mis ojos!
Adiós, Inés de mi alma;
medita, por Dios, en calma
las palabras que aquí van:
y si odias esa clausura,
que ser tu sepulcro debe,
manda, que a todo se atreve
por tu hermosura don Juan.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Ella nunca lo haría

Ahora mismo está sentada encima de mis piernas, mirándome fija a los ojos, y apenas si me deja ver la pantalla del ordenador. Su mirada es dulce como la meloja, pero también triste; parece como si imaginara que un día de estos la puedo echar de casa y buscarme a otra, que es muy propio de nosotros, los hombres, siempre tan “fieles”. Sin embargo, sé que ella nunca lo haría. Es más, creo que sin mí no tardaría una semana en morirse de amor. Me lo dice con la mirada tantas veces al día que, sinceramente, no tengo ninguna duda al respecto.

Es bonito saber que alguien es capaz de dar tanto a cambio de tan poco. Al fin y al cabo, lo que le doy es lo básico para vivir: comida, agua, una cama donde dormir, un médico cuando enferma, algunos caprichos y, sobre todo amor, mucho amor. Es decir, lo que cualquiera desea ofrecerle al ser que ama por encima de todas las cosas, como yo la amo a ella. Pero así y todo, repito, su mirada es tan triste como una flor encerrada en una urna de cristal ahumado.

Sé que le gustaría estar a mi vera las veinticuatro horas del día. Podría llevármela al Instituto, pero en seguida pensarían: “Vaya calzonazos”. Podría llevármela a la auto escuela, pero no admiten la compañía de una hembra tan especial.

Cuando llego a mi casa, cuando harto de todo y con el mosqueo lógico, ella me recibe en la puerta, porque siempre sabe que le daré su achuchón, y lo tiene asegurado.
Enseguida se sienta en el sofá y me invita a intercambiar caricias, lo que acepto encantado porque siempre es confortable intercambiar caricias con quien nunca me pregunta de dónde vengo, que he hecho, cuanto he gastado, etc.

Ella ni sabe, ni quiere saber nada de mi vida. Sólo desea estar conmigo, en el baño, en la cama, en el sofá, en el campo, en la playa, en el bar de enfrente de casa. Donde yo esté. Y nunca me abandonará. En cambio, su mirada en triste porque su natural instinto le hace creer que yo podría abandonarla cualquier día.

Al fin y al cabo, ella sabe que es solamente una perrilla indefensa, sin derechos y sin más armas para defenderse que su incomparable capacidad para el verdadero amor, que es el de darlo todo a cambio de casi nada.

¿Cómo podría hacerle entender que yo me colgaría de un árbol antes de echarla fuera de mi vida, para que su mirada dejara de ser tan triste como una flor encerrada en una urna de cristal ahumado?. ¿Por qué iba abandonarla si ella nunca lo haría?.


TODOS LOS VERANOS SON ABANDONADOS MILES DE ANIMALES DOMÉSTICOS, EN SU MAYORÍA PERROS, POR FAMILIAS QUE NO PUEDEN CUIDARLOS DURANTE LAS VACACIONES. EN SU MAYORÍA SON PERROS REGALADOS POR MAYORES A CHICOS POR REYES O CUMPLEAÑOS COMO SI FUERAN JUGUETES.

NO SON JUGUETES ROTOS, NO LES ABANDONES, PORQUE ELLOS NUNCA LO HARÍAN.

Publicado en "Gaceta de Ayamonte" - Mayo 1995

sábado, 15 de agosto de 2009

La letra pequeña del amor

¿Cómo?
¿Cómo acaba el amor?
¿Cómo reabsorben lágrimas los ojos?
¿Dónde arreglan corazones rotos?
¿Quién ve los suspiros en las fotos?
Dime quién le devuelve el brillo a los ojos
Dime quién coño aprende a despedirse con decoro
Detrás de las promesas tan solo hay escombros
Nunca leimos la letra pequeña dónde decía como...



No hay nada mas fugaz que la idea de amor eterno.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Sed

Sed...

... de besos
... de lengua
... de ojos
... de cuello
... de agua
... de sueños
... de abrazos
... de nuevo, de besos

viernes, 10 de julio de 2009

Grábalo

Cuenta una historia, que dos amigos iban caminando por el desierto. En algún punto del viaje comenzaron a discutir, y un amigo le dio una bofetada al otro. Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena:

-MI MEJOR AMIGO ME DIO HOY UNA BOFETADA.

Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse. El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó. Después de recuperarse, escribió en una piedra:

-MI MEJOR AMIGO HOY SALVÓ MI VIDA.

El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó:

-Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra. ¿Por qué?

El otro amigo le respondió:

-Cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo. Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en piedra, donde ningún viento pueda borrarlo.



Moraleja: APRENDE A ESCRIBIR TUS HERIDAS EN LA ARENA Y GRABAR EN PIEDRA TUS
VENTURAS.

Dicen que toma un minuto encontrar a una persona especial, una hora para apreciarla, un día para amarla, pero una vida entera para olvidarla.

miércoles, 17 de junio de 2009

El sol y el girasol

Esta es la historia de un girasol grande y fuerte, de una mediana edad, que tenía una gran virtud: bailar. Él amaba lo que hacía, brillaba en su movimiento, sus hojas parecían que no podían detenerse, verdes radiantes, sus pétalos, volaban tan libremente que era tan puro verlo bailar y su tallo; nadie podía copiar sus movimientos, eran únicos, él brillaba como un sol. Pero ese era el problema, el sol

El girasol solo bailaba con la compañía de él. El girasol lo seguía por todos lados, no se le escapaba en ningún momento. Pero hubo un día, dos días, tres días que el sol no salía. Estaba triste, desganado. El sol empezó a decaer poco a poco. Ya no salía como antes con ese brillo, poco a poco se iba apagando. Entonces un día el girasol le preguntó que era lo que le pasaba, y el sol le dijo que le faltaba algo, que le faltaba luz.

El girasol se dió cuenta de que se la robaba él cuando bailaba. Para poder bailar necesitaba que le dieran la luz pero solamente el sol podía hacerlo. Había que tomar una decisión. El girasol apenado pensó y pensó y lo único que se le ocurrió era dejar de bailar con tal de que el sol brillara.

-El sol era de todos y todos merecían su luz. No puedo ser tan egoísta de usarlo yo solo.

El girasol decidió decirle al sol que el dejaba de bailar y así el sol recuperaba todo su esplandor.

A la mañana siguiente el girasol ya no bailó más, todo sea por el sol. El sol poco a poco recuperó su brillo y el girasol contento por su logro no bailó más pero siempre que salía el sol lo miraba, no dejaba dede verlo: ya con mirarlo podia vivir.

miércoles, 3 de junio de 2009

Quedaban doce horas para el fin del mundo

Quedaban 12 horas para el fin del mundo cuando se levantó de un salto del sofá, al acabar de ver la noticia, a las 15.25 horas, en el Telediario de la cadena de máxima audiencia. Corrió casi desnudo a casa de aquella chica, que, quince años atrás le rechazó para el baile de fin curso y de la que aún seguía enamorado y la que había sido la culpable de su soltería. Le declaró su amor y ella echó a llorar de forma desconsolada, explicando que aquel día le rechazó porque ella llevaba desde que entraron en el instituto insinuándose y él pasaba de todo, pesando tan solo en los porros y las litronas. Pero ahora, ella tenía dos hijos y que las 9 horas que quedaban para el fin del mundo no podía dejarlos solos y quizás ese no sería un buen final para sus vidas.

Quedaban 6 horas para el fin del mundo, cuando llegó casi sin aliento a la casa de la que sus padres lo echaron 10 años atrás porque no buscaba trabajo y quería vivir del cuento. Ahora, ellos, no estaban allí. Una vecina le dijo que habían salido a casa de su otro hijo tras enterarse de la noticia del fin del mundo.

Quedaban 3 horas para el fin del mundo, cuando volvió a casa, llorando, y dándose cuenta que lo había perdido todo por su forma de ser.

Quedaban 5 minutos para el fin del mundo cuando se despertó en el sofá y se dio cuenta que todo había sido un sueño y que había estado 12 horas durmiendo y que, otra vez, había pasado de todo, estando el fin del mundo cerca.

Cogió el teléfono, llamo a la chica y le preguntó por los hijos.

Cogió el teléfono, llamó a los padres y les pidió perdón.