El blog por temas

50 cosas (1) acuario (1) agosto (1) alcaraván (1) Andalucía (1) año 2010 (1) año 2011 (1) año 2012 (3) año 2013 (1) árabe (1) artículos (1) astrología (28) ayamonte (49) blog (2) blog y páginas amigas (4) café (2) canal sur (8) carlos cano (1) carlosarguiñano (1) carnaval de ayamonte (10) carnaval de cadiz (2) carpe diem (1) castro marim (2) ciclo de cine navideño (1) cine (11) citas y frases (28) cocina (4) cofradía de padre jesús (2) concierto (1) conquistadores del son (2) conversaciones (22) coro (11) coro de carnaval (3) crisis (2) cuaderno de bitácora (394) cuenta atrás (29) cultura (1) cumpleaños (23) curiosidades (3) derechos sociales (1) desde la cama (2) divulgativo (8) domingo de señas (2) el pelotazo (2) elecciones (2) encuesta (2) escuela de idiomas (3) eurovisión (1) facebook (2) familia (10) festival de los caracoles (1) fiestas (41) fiestas de la alegría (2) filosofía barata (98) fin (2) fotos (37) fotos del mes (1) fotos flickr (30) gastronomía (1) gran teatro (1) hermandad de la lanzada (17) hermandad de la sed (4) horóscopo (1) huelga general (1) huelva (1) huerto (1) humor (6) instagram (14) isla canela (9) isla cristina (3) izquierda unida (4) jaime sabines (1) josé ángel (1) junta de andalucía (1) kent follett (1) la entrada de los viernes (11) la noche de los lunares (1) libros (6) liga betisweb (9) lotería de navidad (1) luna llena (1) margallo (1) minirelatos (23) moto (1) música (181) musicales (1) navidad (1) noticias (6) obituario (1) películas (9) pescado frito (1) playa isla canela (6) playa santo antonio (1) poemas (24) política (14) portugal (14) portugués (5) protesta (4) puro café (1) real betis balompié (10) reciclaje (1) redes (11) reflexiones (12) regalos (2) relatos (40) república (1) reyes magos (3) santos (1) selección española de fútbol (3) semana santa (44) series de televisión (6) Sevilla (8) shaksthecat (10) sobrino (1) sole giménez (1) tabaco (1) tanger (7) tatto (2) tatuaje (2) teatro cardenio (1) televisión (4) tests (3) toño méndez (4) trabajos (1) twitter (3) vacaciones (1) verano (10) viajes (41) vídeos (54) Vine (1) VRSA (6) zarzuela (1)

Actualmente leyendo

  • -> El umbral de la eternidad - Ken Follett - 89,03%
  • -> Conspiraciones, ¿por qué no gobernó la izquierda? - Jesús Cintora - 37,72%
  • # El móvil - Javier Cercas
  • # Canción de fuego y hielo: Juego de Tronos - George R. R. Martin
  • # El misterio del perro, la mermelada y el cantante - Julio Muñoz Gijón
  • # El invierno del mundo - Ken Follett
  • # El prisionero de Sevilla Este - Julio Muñoz Gijón
  • # El crimen del palodú - Julio Muñoz Gijón
  • # El asesino de la regañá - Julio Muñoz Gijón
  • # Verónika decide morrer - Paulo Coelho
Mostrando entradas con la etiqueta viajes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta viajes. Mostrar todas las entradas

lunes, 21 de marzo de 2016

Tánger. 6ª vez. Día 3º

El día de hoy ha sido un día para pasear, disfrutar y recordar el Tánger que conozco.

Hotel Continental.
Café Baba.
Kashbah.
Jardines de la Mendubia.
Plaza 9 de Abril.
Mirador del Bulevar.

Tras comer en Al Karima y un té en el Café de París me dirijo a la Casa Al-Amal. Besitos a los niños y café con María para acabar en el Café Central tomando un té antes de subir a la habitación y escribir esta entrada.



Saludos, delars.

Tánger. 6ª vez. Día 2º

Siempre que vengo a Tánger me pasa igual. La primera noche siempre me despierta el muecín entonando el canto para la oración. 5.15 de la mañana!!!! Alah estará agradecido por tanto sacrificio, pero esto ha sido demasiado. Sonaba tan fuerte que parecía que el muecín estaba dentro de casa, de hecho, entre ensoñaciones, creí que alguien llamaba a la puerta de mi habitación y me pedía permiso para entrar y ponerse a cantar....

Tras la sesión matutina de wifeo en el salón de hotel, me dispongo a buscar sitio para desayunar. Primero en el Café Central, pero el intenso olor a pis de gato (si no humano) me hace levantarme y enfilar hacia el otro lugar donde me gusta desayunar, el Charaf. Tras el cambio de dueño del local, ya no trabaja aquí Aysha. Una pena. Café y croisant con formagge: 10,5dh

Intento tras el desayuno ir a comprar dátiles al puesto del viejito donde siempre los compro. Cerrado. Y recordando que en la misma calle de Italia hay una pastelería, entro y compro unos dulcitos con los que picar durante el día.

Cine Rif y taxi a la estación de trenes camino de Asilah, Assila o Arcilla. Cualquier nombre es válido.

Me sorprendo a diario del precio de las cosas. Tren a Asilah: 16dh 1,49€

La estación de Asilah está como a medio kilómetro de la ciudad, cuestión esta que se resuelve con un taxi al que le pides que te deje en la Bab Elkashba (puerta de la kashba) donde comienza el paseo por la medina.

Lo primero que uno se encuentra es, a la izquierda una mezquita y a la derecha un museo, que en esta ocasión está cerrado. Una plaza con una torre portuguesa al estilo de la de Belen y la puerta de la playa. Y tomamos la medina como una rotonda siguiendo por la derecha, paseamos por los muros que la delimitan hacia el mar y las vistas espectaculares desde el mirador que se adentra en el Atlántico. Este paseo por la muralla me recuerda que en el fin de una de las temporadas de Homeland Saul y su mujer pasean por aquí cual par de tortolitos.

Medina pintoresca, donde se mezclan casas en distintos estilos y donde todo es amabilidad.

El almuerzo lo hacemos frente a la puerta de la Kashba (restaurante Alcazaba creo que se llamaba) que no recomiendo por su alto precio.

De vuelta a Tánger previo taxi hasta la estación. Ojo! Los horarios de los trenes de vuelta a Tingis son aproximados, así que sed previsores e id con tiempo porque si viene con adelanto no esperan a la hora que dicen que pasarán.

Taxi al hotel donde me dispongo a descansar porque, aunque uno anda despacio y casi en círculo y piensa que ha andado poco, realmente de anda mucho y se pasa demasiado tiempo en pie.

domingo, 20 de marzo de 2016

Tánger. 6ª vez. Día 1º. (2)

Acabo de tomarme el té en el Cinema Rif y enfilo hacia el Hotel. Almuerzo en el Ray Cahrly. Siesta.

Cuando despierto y me conecto al mundo tengo un whatsapp de Nacho que están abajo en el Café Central. Bajo, tomo un té y damos un paseo por las tiendas de la medina. Hacemos una parada en la mítica tienda de Café "Le Carrión" (La Campana como en Sevilla), donde te venden café al peso, te lo muelen y envasan para tenerlo listo para elaborar. Olor café intenso.

Subimos a la plaza 9 de abril, donde observo que la puesta de la Medina está restaurada!!! Parece nueva!! No sólo construyen un nuevo paseo marítimo, puesto pesquero, puerto deportivo, muelle de pasajero, sino que empiezo a ver cosas restauradas que no lo estaban en los 7 años que llevo viniendo por aquí. Bien!! (O me hago mayor y veo como todo va avanzando).

La plaza empieza a llenarse de gente. Los andaluces somos como somos porque fuimos musulmanes durante ocho siglos y eso perdura. Empiezan a llegar los puestos de caracoles a la hierbabuena, los garbanzos en azafrán, los kalientis y sus variaciones, las palomitas de maiz y... las habas enzapatás!!!

Subimos hasta la Place de France, parando en tiendas, observando gente y acabamos en el Café de París, mítico también entre los de la ciudad, cara a cara al Consulado de Francia. De momento, el té mas barato de los que he tomado en Tánger estos días: 8dh, 0,75€!!!

Tras despedirme de Nacho y familia me dirijo al hotel donde espero ver al Betis. El cansancio es grande y al descanso me voy a la cama con la esperanza que por la mañana me encuentre con que haya ganado. Mi gozo en un pozo!

sábado, 19 de marzo de 2016

Tánger. 6ª vez. Día 1º. (1)

3 horas de pie en el barco!!!!

Así puedo inicial mis peripecias tangerinas (6ª edifición).

Bueno, con madrugón, carretera (y mala autovía Jerez-Los Barrios), lluvia, atasco en Tarifa.....

Que haya muchísima gente en el barco de las 9 no es excusa para hacer que las personas que intentan visar su pasaporte pasen tres horas de pie en el barco con el mal tiempo y el oleaje que hacía hoy. Además de atracara dos veces en el puerto de Tánger, 2 veces!!!!!, porque los coches no podían salir de la bodega. Pero como dicen aquí, jutwa-jutwa sidi que está de vacaciones.

Lo primero que me vienen a los ojos nada mas pasar el enésimo control (mínimo realmente) al salir por las puertas del puerto de Tánger es la obra de la nueva mezquita del puerto, más grande que la que hay y que creo y espero que no derriben, cosa que pasará pues los cambios son grandes desde la última vez que pisé la ciudad de Ibn Batoutta.

Caminando subo con la maleta, mochila, paraguas, sudadera y chaqueta camino del Hotel Mauritania Center donde me alojo. En pleno Petit Socco, justo arriba del Café Central. Decente, los 20€ que cuesta cada noche merece la pena. A elegir: habitación con wifi pero ruidosa o habitación silenciosa pero sin wifi. Prefiero dormir tranquilo estas tres noches.

Mientras iba camino del hotel observo los cambios que el Rey hay introducido en la ciudad. La restauración de la muralla portuguesa, el nuevo aspecto de la ladera. El Hotel Continental como las casas colgantes de Cuenca.

El camino casi lo hago con los ojos cerrados: puerta de los 3 arcos, mezquita grande, petit socco y pasando el café central en la calle que lo separa del café Tingis, a la derecha, el Hotel Mauritania.

Tras dejar las maletas, el saludo de rigor a Omar. Dos besos, manos unidas tras preguntar por toda la familia y casi hasta por ShaksTheCat.

Té verde y tostada con manteca (aún no he desayunado y es mediodia, una hora mas en España) y el disfrute que por 22dh me permite una hora en una de las arterias de la medina.

Camino de la Plaza de Francia para cambiar dinero, recuerdos.

Bajo al Cinema Riff a tomarme otro té y alargando la hora de almorzar.

Y aquí es donde me viene a la cabeza una idea que me ronda desde hace mucho. Y es que suena un piano, que he visto nada mas entrar, toca un hombre y, de repente, suena un bolero

"Y así pasan los días
Y yo, yo desesperado
Y tú, tú contestando
Quizás, quizás, quizás."

Ese runrún al que me refiero es que hace mucho que me enamoré de Tánger... Y SIGO EN ELLO.

viernes, 26 de febrero de 2016

Quizás la nostalgia (y regodearme en ella) no sea la mejor compañera en estos momentos. 

Foto tomada en Londres, el domingo 5 de octubre de 2008.


jueves, 7 de julio de 2011

Como conocí Roma. Parte 5... y última

Texto: @xavierfranlarra y @delars
Fotos y vídeo: @delars
Mapas: Google Earth
Música: Antonio Romano - Arrivederci Roma


Miércoles, 7 de junio 2010

De este día hay que decir poco, es un día de tristeza y de calor. Tras dejar el hotel nuestra parada era la estación de Termini, ya que allí nos recogía el bus que nos llevaría a Ciampino. Tras llegar al aeropuerto, compramos un poco de prensa de nuestro país (hoy jugaba España la semifinal).

Nos montamos en el avión, con menos retrasos que el de ida. Un vuelo tranquilo. Tras bajarnos en medio del aeropuerto Juan Pablo II de Sevilla, fuimos almorzar a un bar en el mismo aeropuerto. Cuando nos montamos en el coche sería las 4 de la tarde (cuando menos calor hace en Sevilla), digo esto porque el coche no tenía aire acondicionado, así que imaginarse cuando llegamos Ayamonte, parecía que veníamos de pegarnos un baño en una piscina (ojalá).

Tras llegar a casa y asearnos, fuimos a casa de nuestro amigo Luis Morillas, para disfrutar en su magnífica casa del partido de la selección, la noche culmina de la mejor forma posible (buena compañía y victoria de la selección) tras como empezó el día, con una tristeza que nos proporcionaba la sensación de abandonar la ciudad eterna. Tenemos la suerte de que las monedas que soltamos en la fontana, NOS HARÁ VOLVER.

THE END.

Mi aportación (por delars)

Tengo que decir, sólo para aportar mi visión general del viaje, pues Xavi ha descrito perfectamente nuestros cinco días en Roma, que la Ciudad Eterna no me defraudó. Llevaba muchísimo años queriendo ir. De hecho, es de la única ciudad de la que poseo guía de Viaje, varios años antes de haber ido.

Sólo puedo decir que Roma es IMPRESIONANTE para volver a ir cada año y descubrirla en todas sus facetas. Hoy sólo la conozco de visitar monumentos, pero hay que descubrirla en el aspecto museístico o el romántico o el gastronómico o el sociológico. Mientras que eso llega, me quedo con el recuerdo y con las fotos que nos trajimos de cuando conocí Roma.


miércoles, 6 de julio de 2011

Cómo conocí Roma. Parte 4.

Texto: @xavierfranlarra
Fotos y vídeo: @delars
Mapas: Google Earth
Música: Laura Pausini y Eros Ramazotti - Volare


Martes, 6 de junio del 2010

Si mi amigo delars me lo permite, quiero bautizar este día como el día de las dos anécdotas. Antes de salir del Hotel comprábamos cada día en el bar los tickets que sirven tanto para el metro como para el Bus. A cada día le tocaba a uno de los dos adquirirlos y este día (cosas del destino) me tocó a mí. Compre dos tickets cuyo precio son dos euros, pagué con un billete de 10 y al señorito del bar no se le ocurrió otra cosa que darme toda la vuelta en monedas de diez céntimos. Antes de romper la cartera con tantas monedas, me las metí en el bolsillo izquierdo del pantalón (recordar cuanto es la vuelta).

Salimos temprano como lo teníamos planeados. Sobre las 7 y pico llegamos a la cola del museo Vaticano ("A") (sí, ya había gente). Tras un buen rato de pie (hasta las 9 de la mañana que abría) y yo con las monedas en los bolsillos, la cola empezó a moverse por fin. La entrada vale 16 euros y con el carnet joven (la mitad), ¿Cuánto es la mitad? En efecto 8 euros, los mismos que tenía en el bolsillo izquierdo de mi pantalón, así que efectivamente pague con esas 80 monedas, el cura que estaba en la caja en seguida se puso a rezar y decir MAMA MÍA (cosas del destino).

Los Museos Vaticanos son las galerías y demás estancias de valor artístico propiedad de la Iglesia y accesibles al público en la Ciudad del Vaticano. Muestran obras de una extensa colección de la Iglesia Católica Romana. Su base fundacional fue la colección privada de Julio II, que fue elegido papa en el año 1503; más tarde otros papas han ido aumentando las extensas colecciones de que constan estos museos. Este conjunto museístico se compone de diferentes edificios de museos temáticos, edificios pontificios, galerías, monumentos y jardines. A este conjunto de edificios también pertenece la Biblioteca Vaticana, una de las mejores del mundo.

Esta era mi segunda vez que entraba en el museo vaticano y las dos veces que volvía a ver la Capilla Sixtina ("B"). La Capilla Sixtina es la capilla más famosa del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano, la residencia oficial del Papa. Se encuentra a la derecha de la Basílica de San Pedro y originalmente servía como capilla de la fortaleza vaticana. Es famosa por su arquitectura, evocadora del Templo de Salomón del Antiguo Testamento, y su decoración al fresco, obra de los más grandes artistas del Renacimiento, incluyendo a Miguel Ángel, Rafaely Botticelli. Por orden del papa Julio II, Miguel Ángel decoró la bóveda (1.100 m²) entre 1508 y1512. A Miguel Ángel no le agradó este encargo, y pensó que su trabajo era sólo para satisfacer la necesidad de grandeza del Papa. Sin embargo, hoy la bóveda, y especialmente El Juicio Final, son considerados como los mayores logros de Miguel Ángel en la pintura.

Fue construida entre 1477 y 1480, por orden del papa Sixto IV, de quien toma su nombre, para restaurar la antigua Capilla Magna. Recién terminadas las obras, un grupo de pintores que incluía a Botticelli, Pietro Perugino, Luca Signorelli y Domenico Ghirlandaio pintaron una serie de paneles al fresco sobre la vida de Moisés (a la izquierda del altar, mirando hacia El Juicio Final) y la de Jesucristo (a la derecha del altar), acompañadas por retratos de los Papas en la zona superior y por cortinas pintadas con trampantojo. Las pinturas fueron concluidas en 1482, y el 15 de agosto de 1483,1 Sixto IV consagró la primera misa celebrada en la capilla a la Asunción de María.

Desde la época de Sixto IV, la capilla ha servido como lugar de diversas actividades papales. Hoy es la sede del cónclave, la reunión en la que los cardenales eligen a un nuevo Papa.

Tras salir del museo y del vaticano, la siguiente parada era el Castillo de Sant’Angelo ("C") y tomar algunas fotos en pleno medio día. El Castillo de Sant'Angelo o Castel Sant'Angelo (también conocido como el Mausoleo de Adriano) es un monumento romano situado en la orilla derecha del río Tíber, en frente del pons Aelius (actual puente de Sant'Angelo), a poca distancia de la Ciudad del Vaticano. Iniciado por el emperador Adriano en el año 135 para ser su mausoleo personal y familiar, fue terminado por Antonino Pío en el 139. El monumento, levantado con piedra de travertino, estaba engalanado por una cuadriga en bronce guiada por el emperador Adriano. Muy pronto el edificio cambió de uso y se convirtió en un edificio militar. Se integró a la Muralla Aureliana en el 403.

El actual nombre del castillo proviene del 590, durante una gran epidemia de peste que golpeó la ciudad de Roma. El papa de la época, Gregorio I, vio al Arcángel San Miguel, sobre la cima del castillo que envainaba su espada significando el fin de la epidemia. Para conmemorar la aparición, una estatua de un ángel corona el edificio (primero una estatua en mármol de Raffaello da Montelupo, y desde 1753, una de bronce de Pierre van Verschaffelt sobre un dibujo de Bernini).

Desde 1277, el castillo está conectado con la Ciudad del Vaticano por un corredor fortificado, llamado Passetto, de unos 800 metros de longitud. La fortaleza fue el refugio del Papa Clemente VII durante el asedio y saqueo de Roma en el año 1527, que llevó a cabo tropas de Carlos I de España.

Tras ver que el tiempo se no venía encima y mis prisas de llegar la iglesia de San Luigi dei Francesi ("D") empezamos una carrera hasta llegar a nuestro o mejor dicho mi objetivo, ya que a iglesia es conocida sobre todo por albergar en una de sus capillas, la Capilla Contarelli un conjunto de pinturas sobre el evangelista San Mateo, realizadas por el maestro barroco Caravaggio en 1599 - 1600.

Son tres lienzos conocidos mundialmente:
  • La vocación de san Mateo
  • La inspiración de San Mateo (también llamada San Mateo y el ángel)
  • El martirio de San Mateo.

Es la iglesia nacional francesa de Roma y consagrada a la Virgen María, a san Dionisio Areopagita y san Luis, rey de Francia.

El carácter francés es evidente desde la misma fachada, que tiene varias estatuas conmemorando la historia nacional: entre ellas se incluyen a Carlomagno, San Luis, santa Clotilde y santa Juana de Valois, obras de Pierre l'Estache. El interior también tiene frescos narrando las historias de San Luis (por Charles-Joseph Natoire), san Dionisio y Clodoveo. Se encuentra también la salamandra de Francisco I.

La iglesia, junto con las otras iglesias francesas en Roma, están gobernadas por un administrador nombrado por el embajador francés en la Santa Sede, en el seno de una institución llamada «Establecimientos píos de Francia en Roma y Loreto». El cardenal sacerdote del Titulus S. Ludovici Francorum de Urbe era Jean-Marie Lustiger, que murió el 5 de agosto de 2007; lo sustituyó, desde el 24 de noviembre de ese mismo año, el cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París. Existe desde hace años un acuerdo entre Francia y el Vaticano para que el sacerdote titular de San Luis de los Franceses sea el arzobispo de París.

Ya era las dos de la tarde aproximadamente cuando salimos de la iglesia, así que nos pusimos a buscar un lugar para comer y lo encontramos cerca del Panteón.

Tras un almuerzo ‘light’ nos encaminamos dirección al mausoleo de Víctor Manuel II ("E"), donde aprovechamos para recargar nuestras botellas de aguas en una de las miles de fuentes que tiene Roma (sale congelada) y una sombrita para hacer una “siesta”. Después de descansar subimos a la plaza del Campidoglio ("F").

La plaza fue proyectada por Miguel Ángel que la diseñó con todo detalle, incluida la pavimentación. Su planta ligeramente trapezoidal, sobre la que alineó Miguel Ángel los nuevos palacios, tenía la función de expandir la perspectiva hacia el foco visual constituido por el Palazzo Senatorio.

Se cuenta que la reforma de la plaza le fue encargada por el papa Pablo III, el cual se avergonzaba del estado en el que se encontraba la célebre colina (en aquella época llamada colle caprino, esto es, colina caprina, por ser utilizada como pasto para las cabras) lugar del desfile triunfal organizado en Roma en honor de Carlos V en 1536.

Miguel Ángel proyectó de nuevo, completamente, la plaza, haciéndola volverse no hacia el Foro Romano sino hacia la Basílica de San Pedro, que representaba el nuevo centro político de la ciudad. Con tal fin pensó construir un nuevo palacio, llamado por esto Palacio Nuevopara cerrar la perspectiva hacia la Basílica de Santa María en Aracoeli, rediseñó el Palacio de los Conservadores eliminando todas las estructuras medievales, armonizándolo con el Palazzo Senatorio al que añadió doble escalinata que servía para acceder a la nueva entrada, no vuelto más hacia el foro sino hacia la plaza; Miguel Ángel proyectó también la escalinata de la Cordonata y la balaustrada desde la que tiene vistas hacia la plaza de Aracoeli, que queda en un plano inferior.

La estatua ecuestre de Marco Aurelio en bronce dorado, anteriormente situada en la plaza de San Juan de Letrán, fue colocada en el centro de la plaza por deseo de Pablo III; la estatua original, después de una larga restauración que ha sacado a la luz trazas de dorados, está actualmente conservada en los Museos Capitolinos, mientras que sobre la plaza se colocó una copia.

Los trabajos fueron tan lentos que Miguel Ángel sólo pudo ver acabada la doble escalinata que servía para el nuevo acceso al Palazzo Senatorio. Fueron completándose conforme el proyecto original y la plaza se terminó en el siglo XVII, aunque la pavimentación se realizó según los diseños originales del artista sólo en 1940.

La Cordonata está adornada por varias obras escultóricas: en la base están puestas las estatuas de dos leones; hacia la mitad de esta la estatua de Cola di Rienzo; en lo alto de la escalinata se encuentran las estatuas de los dioscuros Cástor y Pólux, provenientes de untemplo de los Dioscuros en el Circo Flaminio y dos trofeos de armas marmóreos, llamados I Trofei di Mario («Los trofeos de Mario»), provenientes del ninfeo homónimo de plaza Vittorio.

El Palazzo Senatorio es hoy la sede del Ayuntamiento de Roma, mientras que los Museos Capitolinos, abiertos en el año 1735 (uno de los museos públicos más antiguos del mundo) están alojados en los otros dos palacios, unidos por una galería subterránea, la Galleria Lapidaria.

La imagen de la estatua ecuestre de Marco Aurelio, así como el diseño del suelo de la plaza también aparecen en el pasaporte italiano.

De aquí fuimos al teatro Marcelo ("G") y seguidamente a la Iglesia de Santa Maria in Cosmedin, donde se encuentra la famosa Boca de la verdad ("H").

La Boca de la verdad (en italiano: Bocca della Verità) es una antigua máscara de mármol pavonazzetto, colocado en la pared del pronaos de la Iglesia de Santa Maria in Cosmedin en Roma el año 1632.

La escultura, datable alrededor del siglo I, tiene un diámetro de 1,75 metros y representa un rostro masculino con barba en el cual los ojos, la nariz y la boca están perforados y huecos.
Tampoco se tiene certeza acerca de su utilidad antigua: si era una fuente o parte de unimpluvium o incluso una cloaca (hipótesis surgida a raíz de su cercanía a la Cloaca Máxima).

En cambio, se sabe que la máscara goza de fama antigua y legendaria: se presume que este sea el objeto mencionado en el siglo XI en los Mirabilia Urbis Romae, donde se dice:
"Junto a la Iglesia de Santa María de la Fontana se encuentra el templo de Fauno. Esta imagen
habló a Juliano, el emperador conocido como "el apóstata" y lo engañó".

Un texto alemán del siglo XII describe detalladamente cómo, desde detrás de la boca, el diablo − autodenominándose Mercurio (que a la sazón era protector de los comercios y de los embrollos)− agarró un largo rato la mano de Juliano el Apóstata (que había engañado a una mujer y ante aquel ídolo debía jurar su buena fe), prometiéndole lavar su reputación y una gran fortuna si volvía al antiguo esplendor del paganismo.

En otra leyenda alemana de dos siglos después, encontramos la imagen que no osa morder la mano de una emperatriz romana que − aun cuando efectivamente había cometido adulterio − la engañó con un artificio lógico.

En el siglo XV algunos viajeros italianos y alemanes recuerdan con cierta credulidad que esta piedra “es llamada piedra de la verdad, pues antiguamente tenía la virtud de mostrar cuándo una mujer ha fallado a su marido”.

El nombre boca de la verdad aparece en el año 1485, y la escultura aparece mencionada desde entonces entre las curiosidades de Roma, y ha sido reproducida en dibujos y postales. A partir de estos, se sabe que al inicio estaba fuera del pórtico de la iglesia y que fue trasladada tras las restauraciones solicitadas por Urbano VIII en el año 1631.

Es aquí donde ocurre la segunda anécdota, si decía una mentira la boca me atraparía la mano, así que fui original y valiente y le pregunté si yo era dios, al no ocurrir nada, pues desde ese mismo momento soy Dios.

Tras la segunda anécdota fuimos a ver el circo Máximo ("I") y de aquí al Coliseo ("J") para verlo por última vez y de paso coger el metro dirección al hotel.

Sobre las 5 y media no llegamos hasta el Coliseo, cabe mencionar que todo lo comentado se hizo andando a partir de nuestra salida del museo vaticano.

Tras llegar al hotel y refrescarnos, decidimos que esa noche era el momento de la despedida, nosotros nos vamos (un día del mundo), pero Roma seguirá estando presente con sus monumentos, sus anécdotas, para seguir reflejando la evolución de nuestra historia, la historia de occidente y a la que pertenecemos. Roma es el reflejo de lo que somos, es una parte de nuestra alma que se refleja en nuestra cultura y costumbres actuales.

Tras ponerse el sol en suelo Romano, fuimos a cenar al centro de Roma, cerca de la plaza Navona. Compramos “los regalos de última hora” y fuimos a despedirnos de Roma, visitando el panteón, la fontana de Trevi y por último plaza de España (ya que hay una parada de metro allí).

Llegamos al hotel y otra vez las cervezas bien fresquitas (las tradiciones no hay que perderlas).

Mañana tendréis la última entrada, lo que nosotros llamamos, “back home”. Continuará…


martes, 5 de julio de 2011

Cómo conocí Roma. Parte 3.

Texto: @xavierfranlarra
Fotos y vídeo: @delars
Mapas: Google Earth
Música: Renato Carosone - Torero

Lunes, 5 de julio de 2010

Otro día más amanecía en la ciudad eterna. Según nuestros planes de ese día, era visitar la ciudad del Vaticano al completo (incluido el museo). Pero el cansancio hizo sus estragos en nosotros, así que nos levantamos un poco más tarde de la cuenta. Cuando llegamos a la ciudad del vaticano nos fuimos derecho al Musei Vaticani, pero, la cola le daba 7 vuelta a Roma por lo que decidimos ir al día siguiente pero mucho más temprano. Aprovechamos que estábamos allí para ver la basílica de San Pedro ("A") y claro está, La Piedad de M.A. Al salir de la basílica fuimos a ver las tumbas, que se encuentras en el subsuelo de la basílica (pudimos ver la tumba de Juan Pablo II).

Después de un buen rato en la ciudad del vaticano, nos pusimos en marcha dirección a la Basílica di Santa Maria Maggiore ("B"). El nombre de la iglesia refleja dos ideas de grandeza, por un lado la de una basílica mayor en oposición a una basílica menor y también a la de la Virgen María, como verdadera Madre de Dios. La Basílica de Santa María la Mayor es el lugar más grande e importante de los dedicados en Roma al culto mariano.

Después de que el papado de Avignon acabase formalmente y los papas regresaran a Roma, la Basílica de Santa María la Mayor se convirtió en un Palacio de los Papas temporal debido al estado de deterioro en que se encontraba el Palacio de Letrán. La residencia papal se trasladó posteriormente al palacio del Vaticano en lo que actualmente es la Ciudad del Vaticano.

Al salir de esta gran Basílica era ya la hora de almorzar, así que buscamos un sitio para hacerlo y lo encontramos. Una pequeña y acogedora trattoria en el que pudimos disfrutar de comida típica italiana (riquísima y barata).

Con el estómago lleno nos dispusimos a llegar al otro punto que teníamos preparado en nuestra lista y fue San Juan de Letrán ("C"). El nombre oficial es Archibasílica Sanctissimi Salvatoris, es la más antigua y la de rango más alto entre las cuatro basílicas mayores o papales de Roma, y tiene el título honorífico de "Omnium urbis et orbis ecclesiarum mater et caput" (madre y cabeza de toda las iglesias de la ciudad de Roma y de toda la tierra), por ser la sede episcopal del primado de todos los obispos, el Papa. Fue consagrada por el Papa San Silvestre en el año 324. La archibasílica nace en el siglo III en tierras de los Lateranos, noble familia romana caída en desgracia bajo Nerón, cuya propiedad pasó por tanto al dominio imperial. El palacio cae en manos de Constantino I cuando se casó con su segunda mujer, Fausta, hermana de Majencio, y era conocido con el nombre de Domus Faustae. Por esta vía, Constantino disponía de él cuando ganó la batalla de Puente Milvio, en el 312.

La tradición cristiana indica que los terrenos y la residencia de los Lateranos fueron donados al obispo de Roma (la fecha de la donación no es segura pero debería ser durante el pontificado del Papa Melquíades), en señal de gratitud del emperador a Cristo que le había hecho vencer en la batalla, apareciéndosele durante el sueño.

El baptisterio de esta basílica es un edificio independiente de planta octogonal, y tiene la forma típica de los baptisterios de los primeros siglos, cuando el bautismo se hacía por inmersión. Por tanto, cuenta con una piscina en la cual el neófito se sumergía para salir por el lado opuesto.

Anexo a la archibasílica hay un claustro con jardines y arquerías, y un palacio (el Palacio de Letrán), propiedad del Papa. Antiguamente, todo este complejo lateranense fue la sede del Papa y del gobierno eclesiástico, hasta el tiempo en que la corte pontificia se mudó a Aviñón (Francia), periodo conocido como Cautiverio de Babilonia. Al regresar los Papas a Roma, se establecieron en la colina vaticana, donde actualmente está la Santa Sede.

Cerca de esta basílica está el edificio que alberga la Escalera Santa, cuyos escalones, traídos de Tierra Santa, son según la tradición los mismos que subió Cristo en el palacio de Pilato. No se permite subirlos de pie. Los devotos los suben de rodillas.

La actual basílica es de estilo barroco, obra de la radical transformación de Borromini en el siglo XVII y de época anterior se conservan los magníficos mosaicos del ábside, el cimborrio gótico y el maravilloso pavimento de estilo "cosmatti". En lo alto de la fachada se encuentran estatuas de Cristo, los dos Juanes (el evangelista y el Bautista) y los Apóstoles. La fachada ha sido deliberadamente hecha siguiendo el estilo de la de San Pedro. En las columnas a ambos lados de la nave central hay estatuas de los 12 Apóstoles. Bajo el altar mayor está enterrado el Papa Martín V, bajo cuyo pontificado se abrió por primera vez la Puerta Santa en esta basílica. El ara de este altar es una losa que, según la tradición, es la misma que usaban San Pedro y los primeros Papas al celebrar la Misa. Sobre el altar hay un baldaquino con un relicario en el que se conservan las cabezas de San Pedro y San Pablo. En el fondo del ábside está la Cátedra, el trono episcopal del obispo de Roma (el Papa), hecho de mármol y mosaicos.

El Papa suele celebrar ciertas ceremonias litúrgicas en este lugar (por ejemplo, la Misa de la Cena del Jueves Santo, y la Misa de la fiesta del Corpus Christi; esta última tiene lugar en el atrio, a partir del cual parte la procesión eucarística).

El canónigo de honor de San Juan de Letrán es el presidente de la República Francesa, según una tradición que se remonta al siglo XVII, cuando el jefe del Estado era un rey. Nicolas Sarkozy tomó posesión del cargo en una ceremonia el 20 de diciembre del 2007.

Al salir de la basílica y de ver la escalera santa miramos el reloj y era aproximadamente las 5 de la tarde, el sol seguía con su trabajo, matarnos de calor. Desde esta basílica al Coliseo no hay apenas mucha distancia, unos 15 min andando cuesta abajo (ya que desde aquí se puede ver). Al llegar al Coliseo pues tomamos algunas fotos y decidimos visitarlo (La entrada son unos 20 euros, por tener el carnet joven, pues es gratis, cosas de la unión europea). El Colosseo ("D") es un gran anfiteatro de la época del Imperio romano, construido en el siglo I en el centro de la ciudad de Roma. Originalmente era denominado Anfiteatro Flavio (Amphitheatrum Flavium), en honor a la Dinastía Flavia de emperadores que lo construyó, y pasó a ser llamado Colosseum por una gran estatua ubicada junto a él, el Coloso de Nerón, no conservada actualmente. Por sus características arquitectónicas, estado de conservación e historia, el Coliseo es uno de los monumentos más famosos de la antigüedad clásica. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1980 por la UNESCO.

El Coliseo se usó durante casi 500 años, celebrándose los últimos juegos de la historia en el siglo VI, bastante más tarde de la tradicional fecha de la caída del Imperio romano de Occidente en el 476 d. C. Así como las peleas de gladiadores, muchos otros espectáculos públicos tenían lugar aquí, como naumaquias, caza de animales, ejecuciones, recreaciones de famosas batallas, y obras de teatro basadas en la mitología clásica. El edificio dejó de ser usado para estos propósitos en la Alta Edad Media. Más tarde, fue reutilizado como refugio, fábrica, sede de una orden religiosa, fortaleza y cantera. De sus ruinas se extrajo abundante material para la construcción de otros edificios, hasta que fue convertido en santuario cristiano, en honor a los prisioneros martirizados durante los primeros años del Cristianismo. Esta medida contribuyó a detener su expolio y a procurar su conservación.

Aunque la estructura está seriamente dañada debido a los terremotos y los picapedreros, el Coliseo siempre ha sido visto como un icono de la Roma Imperial y es uno de los ejemplos mejor conservados de la arquitectura romana. Es una de las atracciones turísticas más populares de la moderna Roma y aún está muy ligado a la Iglesia Católica Romana, por lo que el Papa encabeza el vía crucis hasta el anfiteatro cada Viernes Santo.

Tras salir de aquí, sobre las 6 de la tarde nos ponemos en marcha para ir al sitio más fresquito de toda Roma, la habitación del Hotel. Por la noche volvimos a salir por el centro de la ciudad y de aquí es lo único que os puedo contar…

Tras llegar al hotel nuevamente, pues pedimos nuestras cervezas (algo típico ya) y preparamos el penúltimo día en la ciudad de Roma.


lunes, 4 de julio de 2011

Cómo conocí Roma. Parte 2.

Texto: @xavierfranlarra
Fotos y vídeo: @delars
Mapas: Google Earth
Música: Renato Carosone - El pericolo numero uno


Domingo, 4 de julio de 2010


Domingo, día del señor, le hicimos caso al refrán (“Quién madruga Dios le ayuda”), así que después de levantarnos temprano y desayunar tomamos dirección a la plaza del Popolo ("A"). La traducción es la plaza del pueblo.

La Plaza se encuentra en la puerta norte de lo que eran las Murallas aurelianas, donde antes estaba la Puerta Flaminia, justo el comienzo de la Vía Flaminia, que en tiempos del Imperio era la principal calzada hacía el norte. Un obelisco egipcio dedicado a Ramsés II, se alza en el centro de la plaza. El obelisco flaminio, como se le conoce, es el segundo más antiguo y uno de los más altos de Roma con 24 metros, o 36 contando el pedestal.

Mirando desde el norte tres calles nacen de la plaza, formando el conocido tridente: la Vía del Corso en el centro, Vía del Babuino a la izquierda y la Vía di Ripetta a la derecha. Las iglesias gemelas (chiese gemelle) de Santa Maria dei Miracoli (1681) y Santa Maria in Montesanto (1679), empezadas por Carlo Rainaldi y completadas por Bernini y Carlo Fontana, delimitan el cruce de las calles. Si se las estudia con detenimiento, aparecen diferencias entre ambas al estilo de la asimetría barroca, lo que no hubiera ocurrido si se hubiese tratado de un diseño neoclásico.

Hacia el Sur, la Vía del Corso sigue el rumbo de la antigua Vía Flaminia , que proviene de la Colina Capitolina y del Foro romano. La antigua Vía Flaminia cambió de nombre en la Edad media, pasándose a llamar Vía Lata, antes de quedarse con el nombre actual de Vía del Corso, que finaliza en Piazza Venezia.

La Vía di Ripetta pasa por el Mauseoleo de Augusto hasta llegar al Tíber, donde hasta el s. XIX se podía encontrar el Porto di Ripetta.

La Vía del Babuino, que muere en Piazza di Spagna, toma su nombre de una grotesca escultura de Sileno, conocida con el sobrenombre popular de "El Babuino".

En el lado norte se alza la Porta del Popolo y la vieja iglesia de Santa Maria del Popolo, la Porta sufrió su última transformación en 1655, cuando el Papa Alejandro VII ordenó adecentarla para recibir a la Reina Cristina de Suecia, después de su conversión al catolicismo y su abdicación. El diseño corrió a cargo de Bernini. Es curioso que mientras normalmente, este tipo de estructuras festivas se fabrican en materiales poco resistentes, en Roma se realizase en piedra. Completa la plaza, una comisaría de Carabinieri cuya cúpula refleja la de la iglesia de Santa María.

Podemos hacer fotos interesantes de una panorámica de Roma desde “la colina” que se alza al lado de dicha plaza. Desde aquí fuimos a otra plaza, la de España ("B") para tomar el metro para acercarnos al Vaticano para ver a Benedicto XVI oficiar el ángelus. Al llegar al vaticano nos fuimos a la plaza de San Pedro ("C") de Bernini para esperar dicho oficio, con la mala suerte de que ese día el Papa tenía un oficio más importante en otro lugar de Italia, que pudimos observar gracias a las pantallas gigantes que este Estado ofrece a sus peregrinos. Cuando hicimos un par de fotillos mi compañero decidió ser más guiri y se compró un sombrero para protegerse del Sol.

Con el nuevo sombrero tomamos el metro dirección Plaza de la República ("D"), tomamos fotos y seguimos con nuestro siguiente destino San Carlos de las 4 fuentes ("E"), esta iglesia obra de Borromini, destaca por el alto grado de conocimientos matemáticos y arquitectónicos empleados por él. Su deseo era ser enterrado allí, deseo que no se le fue concedido debido a que se suicidó.

El calor seguía presente así que decidimos asearnos en la residencia de nuestro amigo el primer ministro y de paso tomar unas fotillos en la plaza del Quirinale ("F") (que también ofrece una buena panorámica de la ciudad). Es aquí donde tuve la fortuna de conocer a una italiana bastante guapa (como es el destino.) Buscamos sitio para eso que los mochileros llamamos trámite, comer.

Tras una comida típica italiana nos sentíamos con fuerza para más. Sin tomar ningún medio de transporte nos fuimos con el coche de San Fernando dirección al Mausoleo de Víctor Manuel II ("G") (unificador de la actual Italia) y el foro romano. Después de sentarnos en la sombra en las proximidades de estos monumentos, fuimos dirección al Trastevere pasando por Isola Tiberina para finalmente visitar la iglesia de Santa Maria in Trastevere("H") (sorprendente el ábside). Esto sería sobre las 4 y media de la tarde cuando decidimos tomar esta iglesia para descansar y aprovecharnos de su fresco interior y es entonces, después de tanto caminar, cuando dices: “Esto es la casa de Dios, el paraíso”.

Tras un día entero de andar y más andar, paseamos por el Lungutevere Della Farnesia, paseando a los pies del Tíber hasta llegar casi al Vaticano para tomar un autobús que nos dejaba casi al lado del Hotel. Por la noche dimos un paseo por la plaza de España, Fontana de Trevi y comimos cerca del Panteón, donde pudimos observar la actuación de un tenor cantando opera (estampa preciosa con el panteón a sus espalda).

Al llegar al Hotel realizábamos nuestro ritual, unas cervezas bien fría mientras planeábamos el día siguiente. Próxima parada, mañana lo sabrás…


domingo, 3 de julio de 2011

Cómo conocí Roma. Parte I.

Texto: @xavierfranlarra
Fotos y vídeo: @delars
Mapas: Google Earth

Introducción

Hace un año que partimos José Manuel (“delars”) y yo hacia una de las cunas de la civilización Occidental y centro espiritual del catolicismo, ROMA. Su centro histórico, donde se entremezclan restos de casi tres milenios, ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

El origen de la palabra Roma es de origen latino. Generalmente se sostiene que proviene de Rómulo, el legendario primer rey de la ciudad, aunque también presenta cierta semejanza con el de su hermano “Remo” asesinado por aquel cuando fundó la urbe. Evidentemente el nombre de Rómulo es posterior al de Roma, creado, al parecer, para explicar el nombre de la ciudad. Aun así, este mito podría tener algún sustento histórico, siendo Rómulo un personaje unificador de los pueblos que formaron Roma en su pasado más remoto. Sin embargo, al parecer, el origen del nombre de Roma estaría más bien relacionado con el antiguo nombre del río Tíber.

Pero hay otras hipótesis: autores griegos antiguos menciona a una tal Roma, epónima de la ciudad, hija de Ascanio y nieta de Eneas o bien de Evandro. Estudios recientes parecen darle a la palabra el significado de 'río'; Roma en este caso significaría 'el pueblo sobre el río', es decir, sobre el Tíber. Roma es también llamada la Urbe, y este nombre (que en latín significaría cualquier otro pueblo) viene de urvus, la ranura cortada por un arado; en este caso, el usado por Rómulo.

Después de esta introducción, me dispongo a contaros como conocí por segunda vez Roma y como delars la conoció por primera vez.

Sábado, 3 de julio del 2010:

Salimos de Ayamonte ("1") sin mucho equipaje, solo una maleta de mano. Sobre las 7 de la mañana delars apareció en mi casa, realizamos las últimas comprobaciones (maleta, cargadores, billete de embarque, DNI, pasaporte, la bandera de España, etc.). Primer destino de ese maravilloso día de verano, el Bar "La Galería" en Dos Hermanas ("2") desde donde Chema nos llevaría a el aeropuerto de Sevilla (Juan Pablo II) ("3"). Según los billetes de embarque el avión tenía su salida prevista a las 10.05, eso en Ryanair es imposible. Después de un considerable retraso, el avión alza el vuelo rumbo al aeropuerto de Ciampino (Roma) ("4"). El vuelo fue tranquilo, mantenido una conversación de futbol con mi “compi” de vuelo, un argentino que iba dirección a Nápoles (miles de personas con diferentes destinos te encuentras en un aeropuerto, que emprende un viaje por una razón u otra, pero todas por motivos diferentes).

Tras una larga conversación del partido que iba a disputarse esa tarde (que jugaban tanto España como Argentina sus respectivos partidos Cuartos de Final de ese Mundial que fuimos los claros vencedores) derivamos a una conversación un poco más profunda como es el tema de Dios, Maradona. Mientras tanto la batería del iPhone de mi amigo delars estaba siendo gastada por un niño que fue su claro compañero de vuelo. Tras pisar suelo Romano, fuimos a coger provisiones (algo de beber y comer) mientras esperábamos nuestro coche oficial (un bus) que nos llevaría a Termini (estación central de tren y de metro) ("5"). Al llegar a Termini (¡CUIDADO!, cuna de carteristas) tomamos el metro línea “A” dirección Battistini. Bajamos en la parada de Cornelia ("6"), sería sobre las 2.30-3.00 de la tarde, el sol relucía con todas sus fuerzas. Con los bultos a cuesta nos dispusimos a llegar al Hotel Torre Rosa Park ("7"), un poco alejado del metro, sobre unos 20 o 25 min a pie (después supimos de un bus). Tras llegar al hotel empapado en sudor y unido al jetlag (es una broma como tantas otras durante nuestra estancia allí), nos dispusimos a darnos una ducha y a descansar.

Tras el descanso me dispuse a enseñarle a mi amigo la Fontana de Trevi ("A") (primer y último monumento que visitamos). Tras llegar a la fontana empezó a llover y nos refugiamos en iglesia de Santa Maria in Trivio, ¡que mejor que en la casa de Dios!. De la fontana al siguiente monumento no hay ni cinco minutos a pie (el Panteón) ("B"). Te sorprende salir de esas calles tan pequeñas y ver semejante templo circular (esa sensación puede describir así: "El más bello recuerdo de la antigüedad romana es sin lugar a dudas el Panteón. Este templo ha sufrido tan poco, que aparenta estar igual que en la época de los romanos. Diseño angélico, no humano”). Tengo que recordaros que la distancia de un monumento a otro es de apenas 5 minutos a pie o como mucho 10, esto puede ofrecer la sensación de volver al pasado, de hacer lo inverso que Michael J. Fox. Roma “sigue siendo” algo inmóvil en el tiempo.

Del Panteón fuimos a la plaza Navona ("C"), tomamos algunas fotos de la fuente de los cuatro ríos, la fuente de Neptuno (no había nadie del atlético por allí) y entramos en la iglesia de San’tAgnese in Agone de Borromini. Un detalle para un amante del arte (por afición) es observar como existió una rivalidad entre Bernini y Borromini ya que uno de los ríos de la fuente de los cuatro ríos (de Bernini) tiene la mano levantada, gesto que realiza para protegerse por miedo a que la iglesia de Borromini pudiera caerse. Es un privilegio observar la historia mediante las instantáneas que puede proporcionar el arte, es el legado que nos ofrece el pasado.

Tras salir de Plaza Navona fuimos dirección Plaza España ("D"), debe su nombre a que fue regalada por Fernando el Católico. En ella se encuentran: la embajada española ante la Santa Sede, la sede de la Orden de Malta, la conocida escalinata que sube hasta la iglesia de Trinità dei Monti y la barroca Fontana della Barcaccia. Con la bandera de España en mano y con muchos españoles allí en plaza de España cantanado “soy español, español, español…” decidimos buscar un lugar para ver el partido, cenar algo e irnos al Hotel. En la terraza del Hotel, con un jardín con sus fuentes típicas nos sentamos a tomarnos una cerveza bien fría y preparamos la rutas para el día siguiente. Siguiente destino, mañana lo sabréis…



Pinchando en los mapas se pueden ver las referencias ("R") que se citan

martes, 21 de junio de 2011

Tánger - 09/06/2011

Hoy no me ha despertado el muecín con su rezo madrugador. Me costó dormirme pues la idea de la última noche me obliga a hace balance de lo qué visitar próxima vez: no he tomado té ni el Baba ni el Haffa ni he ido al Ras Espartel a la gruta de Hercules. Bueno, para la próxima visita, que Halid se ha ofrecido de guía de la ciudad (inshalá que sea pronto).

Compro en la tienda de Omar un par de babuch para los golfillos y una tetera sin patas para hacer té. Creo que me ha estafado pues me ha cobrado 270 dr por todo y encima le pido una mano de fatima para mi gratis y me la da y si llega a tener una bandera grande de marruecos también me la regala, lástima. Cambio en mi tienda de cambio preferida y a la bajada tomo té donde las niñas tan simpáticas. ¡Dios, esto es vida!

Termino la mañana comprando regalos y cosas para la casa.

Cuando ya tengo todo comprado me siento en el Petit Socco en el Gran Café Central, aprovechando su wifi gratis, que seguro que no es del Café, que es de otro local pero hasta aquí llega. En eso que consigo hablar con Richi, que habíamos quedado para comer juntos e irnos al puerto a pillar el ferry y que adelantamos para que tome café mientras yo me termino mi té.

Una vez acabados, regreso al Hotel a recoger la mochila que había dejado en la recepción para que me la custodiaran el tiempo necesario para dar el último paseo y hacer las compras, y de ahí a casa de Richi en la Rue de México... a una quinta planta!!!! Dejamos mi maleta y nos fuimos a almorzar un shawarma al "Florida" que según me cuenta sólo tiene un año abierto y después el café en el París.

Cuando bajábamos las maletas, recibimos una llamada de María, que viene a no sé que cosa y que de camino nos llevará al puerto: de lujo, nos ahorramos el dinero del taxi y nos despedimos de ella y de Mohamed, Said y Ayoub.

La travesia de vuelta y los kilómetros de carretera fueron muy bien.

Esta ocasión ha sido diferente. Aunque no es la primera vez que voy a Tánger sólo, si es la primera que me vengo con ganas de volver ese mismo día. Es la primera vez que me vengo con la sensación de que, pese a encontrar la paz y el descanso que necesitaba (descanso figurado, pues las cuestas cansan), necesito más tiempo para llenar la mente y el espíritu de eso que Tánger me da. Y, como cada vez, vuelvo con la poca capacidad de decir qué me da Tánger, que me dan los niños de Al-Amal...

Quizás, la próxima vez, pueda tener lucidez para contarlo.

viernes, 17 de junio de 2011

Tánger - 08/06/2011

Esta madrugada ma ha despertado el muecín de la mezquita junto al Hotel, la Gran Mezquita. No podría precisar la hora, pero da igual, es un despertar agradable, es más, en alguna ocasión he puesto en el blog algún vídeo grabado de madrugada con dichos cantos:

Aláh es Grande.
Atestiguo que nadie ni nada merece sar adorado salvo Aláh.
Atestiguo que Mujámmad es el Mensajeor de Aláh.
Concurran a la oración.
Concurran al exito.
Aláh es Supremo.
Nada ni nadie merece ser adorado salvo Aláh.

Estando en estos lugares, te das cuenta que tu fe es nimia, pequeña, insignificante, en comparación con lo que se trasmite desde los altavoces de las mezquitas.

El despertar definitivo si ha sido ruidoso, pues es lo que tiene este megápolis de 700 mil habitantes, que son muy ruidosos: sonidos del puerto, de los coches, de las motos, de lá máquina que está horadando la ladera donde está enclavado el hotel, de la gente que en lugar de hablar chillan y que me hace recordar por que gritamos tanto los españoles...

El desayuno ha sido el típico que se sirve en estos hoteles: café o te, juice de orange, dulces y pan donde untar un quesito de la vaca que ríe o un poco de mantequilla. Eso sí, en un entorno de lo más típico marroquí con sus yeserías, sus azulejos, sus fuentes, sus mesas labradas, y, sobre todo el dominio visual sobre el puerto, la playa y la bahía.

Comienza mi mañana con el recorrido oficial por San Marino hasta la Plaza del 9 de abril, lugar apropiado para sentarse a ver pasar gente, coches, petit taxis y gatos, muchos gatos. ¿Por qué en Tánger hay tantos gatos callejeros? Quizás porque como los gagos tienen 7 vidas, hayan decidido pasar las aquí, en las calles de Tánger.

Mi primer té del día a 9 dirham el vaso largo cae en mi confitería preferida (se me olvidó hacerle una foto), donde, a pesar que la pastelería marroquí es muy diversa, ellos están especializados en trozos de tarta de bizcocho de varias capas y sabores. Yo sólo tomo te. Y en honor a la verdad no sólo es mi pastelería preferida (donde no los como) sino que las dos camareras me recuerdan de mis otras veces y me dedican sus mejores sonrisas.

De ahí bajo por la Calle de Italia donde se encuentran el parque de Mendoubia, el restaurante Hamadi, el café Colón y el desaparecido Cine Alcázar..... según cuentan, estos dos últimos fueron de la mano durante muchos anos, hasta fueron parte de varias películas y dicen que el tranvía pasaba por ahí. La calle de Italia termina en cuesta, en la llamada Calle de la Kasbah, que a su derecha se ve en su plenitud merced al derribo de algunos edificios y a la que podemos acceder por la Bab Kasbah o puerta de la kasbah donde nos recibirán ninos de la calle y vecinos de la zona que nos querrán camelar para ser nuestros guías por el interior de las murallas. Un galería de arte nos recuerda que esta ciudad fue inspiración para muchos pintores, escritores y cineastas.

Siguiendo a la muralla llegaremos a la plaza de las tres puertas donde se encuentran el Museo de la Kasbah y el hotel gratuito como me acaba de contar uno de los niños, puesto q así llamaban a la cárcel de la Alcazaba. Las vistas son impresionantes: el puerto, el océano y al fondo, España.

La salida la hago por una de las puertas que me llevan inexorablemente al mejor cafe de la Medina, tal como está expresado en el cartel de la puerta y que desde hace unos días es el protagonista de la cabecera de mi blog: el cafe Baba. Inexplicablemente no entro y me dirijo calles abajo hasta desembocar en el Zoco chico y me detengo en el Cafe Central. Pensaba que por estar enclavado en zona de tanto trasiego turístico iba a costar algo más de los 9 dr que me costó el té en tetera vaso pequeño y bandeja de metal, pero no fue así. Desde mi asiento se cogía wifi gratis y tuve una pequeña ración de occidente merced a la red, entre ellos quedar con Richi para visitar el cafe Baba, por la tarde, tras el rato en Al-Amal y su despedida de los niños.

En la misma plaza del Petit Socco hay un garito que ponen shawarmas (bocatas) y comidas en plato que se llana Ray Charly. Allí me senté y almorcé un "sandwich" de pollo con patatas fritas y una coca-cola por 30 dr con obsequio de botella incluído. A las 14.00 al hotel a descansar para ir por la tarde a visitar a los niños.

Cuando llegamos a Al-Amal, fue un revolución, parecía como si el tiempo no hubiera pasado desde agosto cuando me vine. Que alegría de niños: Ousama, Ayoub, Said, Ichan, Housni, Anuar y los que no conocía: Reda y Mohamed. Además conocí a Marion, voluntaria francesa que está haciendo sus prácticas en la casa y, como no, Fátima la cocinera, Halid el hombre de noche y que me enseña el poco dialecto que conozco y María, la fundadora. El reparto de caramelos tan revoltoso como siempre es y la crema antigranos para Ayoub siempre tan agradecido y que habla casi perfecto el español.

A la vuelta y tras la despedida de Richi de los niños y pasando por el hotel para la ducha, fuimos a un restaurante español, en la playa, frente al Hotel Rif, Mojito's, donde conocí a Domingo, empresario español que lleva 9 años aquí y que está montando una nave en el camino a Tetuán y que según cuenta, le va de maravilla.

La noche acaba, de nuevo en El Corazón de Tánger.

jueves, 16 de junio de 2011

Tánger - 07/06/2011

Todo se gestó de forma rápida y el mismo día 6 ya tenía reserva de barco y hotel, en FRS a las 11.00, lo que suponía salir de casa a las 6.30, pero como aún tenía que hacer algunas gestiones en el banco, retrasé mi salida a las 8.45.

El camino hasta Tarifa fue muy tranquilo, había pocos coches en la carretera, pero al llegar a Jerez, el GPS no me derivó por la autovía hasta Los Barrios, así que seguí hasta San Fernando y por toda la costa. Desde Vejer de la Frontera, donde se acabó la autovía, la carretera es muy buena, pero de un solo carril. Llegué a Tarifa a las 12.20, pero fue imposible aparcar cerca del puerto.

A la 12.45 ya estaba en el barco y puntualmente partió el ferry a Tánger. El estrecho estaba juguetón, pero no tanto como para que la Biodramina no hiciera efecto.

Al llegar a Tánger el sentido de la "alerta"'se activa, uno se vuelve desconfiado, siempre con la mano en el bolso que habitualmente lleva colgado y nota como todos los autóctonos te miran con ojos inquisidores unos para venderte algo, otros para ayudarte a cambio de algunos dirhams o simplemente porque eres un occidental extraño. Afortunadamente esta ciudad es como es, medio musulmana, medio cristiana, medio judía, un poco española, un poco francesa, un poco portuguesa, un poco de todos lados, pero sobre todo hospitalaria.

La primera imagen de Tánger: la Medina, con la Kasbah dominándolo todo y las mezquitas; un poco más a la izquierda la playa y las nuevas construcciones que rompen con la hegemonía de las casa bajas y que miran hacia el turismo; y a la izquierda del todo, Malabata, tan antigua o más como la mítica Tánger.

Al pie de la Medina, debajo de la Kasbah, se divisa una mansión con el tipismo común de la zona, pero llevado a su extremo: el Hotel Continental, que será mi residencia estas dos noches. Pero para llegar hay que dar un paseo, que con este calor casi se hace insoportable... para la vuelta al puerto he encontrado un atajo que me ahorrará unos buenos metros.

Mi habitación es la 202 y mira al mar como cualquier casa ayamontina.... ¿Será por eso que tanto me gusta esta cuidad?

He quedado con Richi, mi compañero en Al-Amal, a las puertas del Cinema Rif, en plena plaza del 9 de abril, pero para llegar he de subir por la calle San Marino, dejando el Petit Socco y a la derecha el mítico Cafe Central, del que de esta no me voy sin probar su té en tetera y no en vaso largo y más adelante la terraza por la que se tira DiCaprio en Origen.

Después de las salutaciones me lleva a la tienda de un amigo, calle San Marino abajo donde compro mis primeros subvenires y donde pararé cada vez que pase y dónde siempre me ofrezca té para acompañarlo y asi comprar algo más. Al Cine París en calle Fes para ver el horario de las películas pues los niños irán por la tarde, y después a comer al "bar de las baisalas" como dice que lo ha bautizado su amiga Raquel (que lo tiene recogido estos días) y en el que pagamos 54 dr por las baisalas y una jartá de pinchos. Té junto al cafe del Cinema Rif, que me lo descubrió Halid en agosto. Después fuimos a ver a los ninos a la puerta del Cine París, pero no llegaron.

A las 5.30 tocaba siesta y descubrir que el wifi del Hotel sólo va bien en la recepción, donde consigo twittear algo y recoger el correo y un poco de chateo via ebbudy.

Por la noche nos fuimos a la casa de España a tomarmos unas cervezas y ver el partido de España-Venezuela y en el descanso nos fuimos a "El corazón de Tánger", planta superior al Cafe Paris a tomarnos la penultima antes de acabar con este martes.